Aprender y Mejorar su Ingreso

“La Orquesta Filarmónica de Bogotá se convirtió en una miscelánea cultural”
¿Te gusta esta nota? Pués, compartela con tus amigos!

FilarmónicaHace unas semanas tuvimos la ocasión de leer algunas entrevistas con María Claudia Parias, ex directora de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, en donde hablaba con amplitud de su labor al frente de la Orquesta y en donde mencionaba algunos obstáculos que tuvo a lo largo de su administración, aunque también hacía mención de los logros obtenidos dentro y fuera del país. En sus respuestas comentaba de la actuación de algunos personajes que no permitían el buen desarrollo de la actividad musical, asunto que siempre le molestó e inquietó.

Sin llegar a afirmarlo categóricamente, uno de esos “personajes” que menciona la ex directora, es el maestro Jairo Peña quien a lo largo de tres décadas se desempeñó como chelista de la OFB para conocer su punto de vista como músico y protagonista del Premio Grammy que la Orquesta recibiera hace unos años.

– ¿Hace cuántos años ingresó a la OFB?
Hace 34 años, es decir, tuve la fortuna de entrar en 1978.

– ¿Fue difícil, desde el punto de vista profesional y afectivo, haber dejado la Orquesta al pensionarse?
Para nada. Considero que el desempeño profesional cimentado en el conocimiento que da la experiencia y la formación académica, aunado al sentimiento de los afectos por las cosas, deben ir ligados a la razón. En mi opinión, 34 años de vida instrumentística en una orquesta, en Colombia, son más que suficientes. Los músicos podemos desarrollar otras actividades relacionadas con nuestra profesión, verbigracia: la docencia, la música de cámara, la actividad solística, o como en mi caso, la composición, y a otras como desarrollar políticas encaminadas a la organización del gremio y a la construcción de más y mejores espacios para el arte y la cultura.

Hay que abrirle paso a las nuevas generaciones en un país donde abunda la falta de oportunidades para los profesionales y, particularmente a los del campo de la música si tenemos en cuenta la tendencia política de liquidar y privatizar las entidades culturales como las bandas y orquestas de carácter sinfónico dedicadas a la difusión de la música de alta elaboración y contenido estético. La tendencia no cambia; se mantiene el criterio de fomento a las manifestaciones artísticas primarias y simples a través del espectáculo –pan y circo -, mas circo que pan-, convirtiendo a la comunidad en simple público espectador, y a los músicos en pirañas profesionales del rebusque que, por la necesidad económica son presa fácil de los corruptos, en una danza de competencias donde sobre vive el que tenga influencias y amigos y esté dispuesto a pagar “payolas”.Como compositor asimilo la vida a una obra musical con variaciones: se nace, se desarrolla, se crece y se muere; así de simple. Como dijo el cantautor popular Darío Gómez, “nadie es eterno en el mundo”, a lo cual agregaría, ni indispensable. 

En cuanto a la dificultad de desprenderse de la institución a la cual se le dedica la mitad de la vida, esta se supera fácil cuando tienes la satisfacción de haberlo entregado todo. Y cuando digo todo, es todo: lo bueno, lo malo, lo bello, lo feo, lo dulce, lo amargo; es decir, una entrega sin reservas. Y, como dice el tango de Gardel: “Yo la quise muchachos y la quiero, y jamás yo la podré olvidar”.

De ahí mi crítica a los colegas de la OFB, a la política cultural de continuismo en el nuevo gobierno, y finalmente a una gestión ejecutiva en la Orquesta que, en mi concepto, en los aspectos fundamentales como su misión, logros, propósitos y manejo de los recursos económicos y humanos, fue falaz, todo un desastre. Una orquesta utilizada para destacar una persona y su gestión, y no, una gestión para comprometer y engrandecer una orquesta en un propósito claro; un presupuesto generoso que envidia hoy cualquier orquesta en el mundo, dedicado al clientelismo, a tejer toda una red de amigos personales con el favor económico, al gasto caracterizado por el derroche, el despilfarro. Se pudo hacer más y mejor con esos recursos. Sobre la publicidad que tuvo la Orquesta digo: el papel puede con todo, y como dijo otro pensionado de la OFB, aquí hay “mucha espuma y poco chocolate”.

– ¿Cuáles fueron los logros de la Orquesta en los años en que usted estuvo?
El avance técnico de los músicos para poder lograr la homogeneidad ideal del nivel artístico que se refleja en un sonido propio. En los inicios, por obvias razones, existían muchos desniveles y categorías que fueron afortunadamente desapareciendo, pero veamos: haber despertado la pasión, la efervescencia en un público que se veía crecer, y que, infortunadamente, debido a miradas gerenciales de tecnócratas y gestores culturales aficionados a la música, paulatinamente se han venido perdiendo; la consolidación de un presupuesto; haber despertado en nuestra generación el sentido de pertenencia y de compromiso con la ciudad y sus habitantes; sentimientos hoy día inexistentes, debido a que las nuevas generaciones ven en la orquesta solo el sitio de trabajo, y a la música como una profesión para prestar servicios de entretenimiento, recreación y sano esparcimiento a través del espectáculo, sin descubrir ese valor agregado, esa fuerza que tiene la música, capaz de impulsar procesos de transformación y desarrollo de la sociedad; el reconocimiento y pago por parte del D.C. del rezago salarial que los músicos arrastrábamos desde los inicios; la ley del músico sinfónico; el premio Grammy para la orquesta, del cual los medios de prensa hablados y escritos, el gremio y las autoridades institucionales me hacen un reconocimiento como su artífice y gestor.

– ¿Cuáles fueron los peores momentos?
Los de declaratoria de empleados públicos y prohibición de la Contratación Colectiva.

– ¿Por qué la Orquesta ha tenido tantos altibajos?
Por la disparidad o heterogeneidad de criterios de lo que debe ser la orquesta con el paso del tiempo. En las últimas dos décadas cada administrador a través de la junta directiva ha cambiado los estatutos de la entidad, desviándola de su objetivo inicial de difusión de la música sinfónica universal y nacional, hasta convertirla en una etérea, en una simple razón social, en una miscelánea cultural que la hace poco eficiente en su misión esencial y fundamental: la difusión de la música de carácter sinfónico nacional y universal.

– La Orquesta ha tenido excelentes directores administrativos pero, al mismo tiempo, unos que dejaron mucho qué desear ¿por qué?
Porque los mismos gobernantes no conocen del tema y priorizan otros como la movilidad, la infraestructura de obras públicas y tantos otros de mayor impacto.  Como siempre, la cultura, la educación y la ciencia, son las cenicientas. Yo espero que nuestro Alcalde Mayor en esta oportunidad acierte con un nombramiento como por ejemplo el del Maestro Guillermo Carbó, músico, musicólogo y compositor de música contemporánea que, a propósito encontraría en su amigo el maestro Luis Pulido Hurtado, compositor y flautista de la OFB (y también candidato a dirigir los destinos de la orquesta) un gran apoyo para la difusión de la obra de los jóvenes compositores colombianos. En esta etapa, más que una mirada gerencial de quimérico posicionamiento internacional, se necesita una mirada musical al interior y un intenso trabajo musical para la niña bonita que es Bogotá, en aras de recuperar el público perdido por años de iniquidad.

– ¿Cree que varios funcionarios y músicos se han aprovechado de las bondades de la Orquesta para sacar provecho de ella?
El aprovechamiento es evidente, el amiguismo, el cambalache de predominios, los privilegios económicos y laborales en unos pocos, conforman un carnaval en el cual están inmersos unos cuantos funcionarios administrativos y artísticos a los cuales hay que poner en prueba, para la salud institucional. El trabajo no es fácil porque, unos temas son conceptuales y, por supuesto causan controversias desgastantes, y los que son económicos están enmarcados en la legalidad. Estamos frente a una situación de gasto desmedido, de despilfarro, de dilapidación de un presupuesto generoso de manera legal.

– En el programa “La Luciérnaga” de Caracol Radio, se habló sobre la compra de unas sillas cuyos valores eran exageradamente superiores a los normales ¿qué sabe de ello?
Yo sé lo que es vox populi pues ahí están los contratos basados en estudios, conceptos y diagnósticos médicos que, por más que se quiera, no justifican razonablemente dicha compra. En ninguna orquesta del mundo se dota a los músicos con semejante suntuosidad como lo son las sillas ergonómicas; las primeras de $8’000.000 de pesos, y las últimas de $4’500.000,00 unidad, todo para favorecer con el negocio millonario a un amigo de la administración y cuya cifra llegó a $360’000.000

– ¿El viaje a China tuvo costos exorbitantes o son simples especulaciones?
Estoy en el estudio minucioso del informe de dicho gasto para poder determinar si fue exorbitante o no. Lo que sí encuentro de arrancada y que da malos indicios, es la contratación por cuarenta millones de pesos de un asesor y coordinador de la gira que, se dedicó a pasear y cobrar porque, el trabajo interno y externo en la entidad y, en el exterior, lo asumieron funcionarios de la entidad, y personas contratadas en la República Popular de la China, respectivamente.

– ¿Realmente quién dirige la Orquesta? ¿Un director administrativo, junto a un director musical y algunos músicos que nada tienen que ver y sí intervienen en las decisiones administrativas y musicales?
Debido al nombramiento de profesionales de cualquier oficio, menos de la música en la dirección general, la autoridad y responsabilidad artística y administrativa se ha delegado por parte del ejecutivo, en músicos que aprovechan la ocasión para reglamentar e implementar procesos como las rotaciones por encima de los contratos, en recomendar la contratación de solistas y directores amigos sin importar la calidad. Y al contrario; existen unos comités artístico y de primeras partes, conformados y reglamentados mediante acto administrativo, presididos por el director general y subdirector sinfónico, de profesiones periodista y contador público, y que, de acuerdo a las nuevas circunstancias, ahora recaen en una abogada y una contadora respectivamente. El mundo al revés.

-¿Cuál cree que sea hoy -y en el ayer también- el peor lunar que tiene la Orquesta?
En el día de hoy, una convención laboral leonina en contra de la institución; administraciones en manos de profesionales aficionados a la música, y en el de ayer, la injusticia cometida contra el pionero, fundador y administrador de la entidad durante 22 años, el maestro Raúl García Rodríguez.

– ¿Cree que las alcaldías mayores han fallado nombrado directores administrativos que no han tenido idea de la música y si han tenido su “paloma” en la dirección?
Obviamente que han sido errores, garrafales diría yo, y que han producido efectos negativos de retroceso en el desarrollo de la música sinfónica en la ciudad.

Por Jorge Consuegra (Libros y Letras)

¿Te gusta esta nota? Pués, compartela con tus amigos!


Si le gusta este página de clik para recomendarla:

Temas Relacionadas

Esta historia fue escrita por Rivera Díaz y publicada el domingo, marzo 10, 2013 y está archivada en la(s) sección(es) Cultura, Entrevistas, Música, Noticias Generales, Teusaquillo. Usted puede seguir las respuestas y comentarios a través del RSS 2.0 "feed". Puede dejar su comentario, o trackback de su propio sitio web.
Otras Noticias

Deje su Comentario



rcn | noticias rcn | caracol | noticias caracol | noticias colombia | city noticias | noticias en vivo | noticias 24 | el tiempo noticias | ultimas noticias


Encuesta

  • "Sillas rojas" en Transmilenio sólo para mujeres es acción segregacionista dice la concejala Lucy Bastidas. ¿Está de acuerdo?

    Cargando ... Cargando ...

Aprender y Mejorar su Ingreso

El Halcón marcando territorio

Solilóquio #12: Trayecto Hacía Lo Divino

Entrevista: En Sentido Opuesto- con Pilar Zarama

El Halcón marcando territorio ya posa su vuelo en la sección 'De Bogotá para el Mundo'.

Música desde los Barrios de Bogotá

Estreiker - "Este Es El Momento"



¿Tiene un vídeo para compartir?
Su canción podría ser oída por miles de personas!
Escríbanos a:
publicidad @ barriosdebogota.com



De Interés General




  • Ganar $$ con tu PC
Prestamos Fáciles en Bogota, Colombia


Contravía – la Economía Ambiental en Colombia

Joan Martínez Alier es un catalán historiador, investigador y catedrático en economía ambiental, visitó nuestro país en el marco de una gira que él programó por América Latina con el ánimo de recoger información para sus investigaciones y para visibilidad a los gobiernos locales y a las comunidades de las graves consecuencias que deja la explotación de tierra para obtener minerales.

Archivo de Noticias de Bogotá